lun

16

may

2011

Giro de Italia: Etna y Crostis

Ayer viendo la etapa del Giro me esperaba lo típico de los finales en alto de los últimos tiempos: todos en comandita hasta dos kilómetros antes de meta. Pero, por una vez se rompió el guión y viajamos al pasado: la etapa me recordó, salvando las distancias, al ataque de Armstrong con Pantani a rueda en Mont Ventoux.

 

El inicio de la ascensión fue entretenido gracias a la escapada, donde íban dándose palos una y otra vez. Cuando se les acabó el fuelle, a 7 km de meta Rujano atacó primero y para luego ser seguido por Contador. Scarponi intentó salir tras el pinteño pero petó a lo grande, aunque se merece un aplauso por intentarlo: hizo más que todo el resto de las "estrellas" apagadas del grupito.

 

Visto el desarrollo de la etapa está claro que, ante la amenaza de sanción por el TAS, quiere "morir matando" y ganar el Giro de tal forma que el que quede segundo y recoja la maglia tras la suspensión quede a la altura del betún de cara a los aficionados. Esta rabia es buena: nos vamos a divertir en el tríptico dolomítico (Glosglockner, Crostis-Zoncolan, Cibiana-Giau-Fedaia-Gardeccia), bien con los palos que de o bien con los que le aticen los italianos, que no dejan que nadie les gane en casa así como así. Crucemos los dedos...

 

De paso, una buena noticia: al final parece que se sube el Crostis. Muchos dirán que el descenso es una salvajada... pero entre las medidas de seguridad y el sentido común creo que es posible. Aparte... es tan bonito! Si alguien baja a lo kamikaze lo normal es que se la pegue, sea en carrera, en una marcha o dando un paseo. Pero si baja regulando, sabiendo lo que puede hacer y lo que no, no debería ser peligroso. Los profesionales digo yo que con los 20.000 km anuales que se cascan deberían saber esto mejor que nadie...

 

De momento pego una foto que he encontrado en la web sobre esta mágica subida. ¡¡Se hace larga la espera!!

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0