mar

17

may

2011

Las normas están para cumplirse...

Una vez más una Gran Vuelta no ha respetado el fuera de control y se juzga "según" quién comete la falta. El domingo Cavendish en el Etna se agarró al coche de su equipo para llegar dentro del tiempo permitido. Eso es igual de sancionable que llegar tarde (en mi opinión) porque es una trampa clarísima. Pues hoy, cuando debería estar descalificado, ha ganado una etapa y quitándole el triunfo a dos corredores -Ventoso y Petacchi - que el otro día sufrieron para llegar dentro del tiempo de forma honrada.

 

Lo mejor de todo es que Cavendish, en el sprint de la segunda etapa, bien que protestaba cuando Petacchi le cerró ligeramente en medio de la disputa del sprint, siendo la maniobra perfectamente legal. Habló entonces quién emplea los codos de Renshaw para ganar...

 

Sobran los comentarios. Será el mejor al sprint, pero visto su doble rasero y las trampas que hace, siempre querré que gane otro. Una lástima que Ventoso hoy no haya disfrutado de un triunfo merecido. Y que nadie me acuse de ir con los españoles: me habría alegrado tanto o más que ganara Petacchi. Da gusto ver a un corredor de su edad, y con su palmarés rindiendo a su nivel. ¡Olé por los dos, que ya cada uno ya tiene su etapita!

Escribir comentario

Comentarios: 0