Galibier ¿órdago a la grande o envite a chica?

Tras la emboscada de hoy que ha sido un pequeño guiño a la historia (Sestriere-Pinerolo: el etapón de Coppi que hoy día sería imposible) y en la que Contador ha probado a los hermanísimos sin suerte, mañana es el día. Se subirán Agnello, Izoard y Galibier por Briançon-Lautaret. Casi nada.

 

Puede pasar de todo. Podemos ver un truño que reavive las críticas, podemos ver una etapa que pase a los anales. ¿Cuáles son las claves? Pues los puertos. Cada uno tiene su punto. Desgranémoslos:

 

-Col d'Lautaret: es una carretera tendida, con un falso llano inicial larguísimo, ancha y expuesta al viento, que mañana se preve que va a atizar de lo lindo. Un grupo se come aquí a los pocos valientes que se lancen a la piscina en Agnello-Izoard. Malísimo final en alto para ataques lejanos: encadena como el culo con Izoard, tendido, favorece a grupos. Lo único, que tras el Lautaret hay unos kilometrejos durillos hasta el Galibier. Aquí se puede atacar... pero para que el ataque funcione y sea más que un maravedí, Agnello e Izoard tienen que haber jugado su papel.

 

-Agnello: El puerto más duro de esta edición del Tour, considerando Telegraphe-Galibier como dos puertos. Coeficiente 400, cima a 2.750 m, 10 km finales al 10% con 7 de ellos por encima de los 2.000 m. Palabras mayores: PUERTARRACO. Es sin duda la clave de la etapa. Como algún equipo ponga marcha cuartelera la etapa va a ser un infierno. Se sube de salida y en su aproximación o en su parte llana inicial se tiene que formar la escapada. Aquí, visto que es una etapa de alianzas y colaboraciones, Saxo Bank, Movistar y Euskaltel deberían meter a uno o dos gregarios cada uno. El primero, por ser el equipo de Contador. Los otros, por ir "devolviendo favores" (Mont Ventoux'09, Zoncolan'11). Es una etapa táctica, donde los "Pardillos", a pesar de su equipazo, están en desventaja por su nula capacidad de leer la carrera. Si Agnello no se sube a cuchillo... al Lautaret llega medio pelotón. Esta es la clave de la etapa, no el final en alto.

 

-Izoard. Aquí deberían saltar en primera persona Contador, Samuel, Basso y algún pardillo; buscando enlazar con los gregarios de la escapada para hacer camino en el Lautaret e iniciar la guerra pasado el cruce. Si esto ocurre, Evans y Voeckler pierden hasta el apellido del tatarabuelo.

 

Las cartas están sobre la mesa. Ahora dependerá de los jugadores a qué apuestan. Es una etapa complejísima e impredecible, donde dar un pronóstico es poco menos que imposible, pero una cosa está clara. Los pardillos jugarán a chica, Contador a grande... y los demás actuarán según la mano que reciban. Suerte a todos. Sólo espero que alguno nos deleite con un órdago a la grande. Llevamos demasiados envites a la chica en los últimos años.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ernest (domingo, 22 julio 2012 02:29)

    I was looking for something similar, I am very grateful you have shared this subject